Si hay una manicura demandada en nuestro salón The MadRoom es la manicura francesa. Es la madre de todas las manicuras y lleva usándose desde, al menos, un siglo atrás. A día de hoy se han creado variaciones o reinterpretaciones para actualizar o darle un toque personal a un tipo de manicura clásico, elegante y natural, para convertirla en un tipo de manicura divertida y personalizada.

Pero antes de daros ideas y ejemplos de manicura francesa decorada, vamos a recordar cómo se realiza y qué es lo que más caracteriza a este tipo de manicura en origen, para una vez tengamos claras sus características, poder realizar variaciones a nuestro gusto.

MANICURA FRANCESA CLÁSICA, PASO A PASO

Preparación

  1. Lo primero que debemos realizar es una limpieza de las impurezas y restos de esmalte de la uña con un quitaesmalte que no contenga acetona para evitar sequedad o la descamación de la uña.
  2. Una vez limpias y saneadas, es hora de limar y dar forma a la uña. Después de esto trata las cutículas, bien humedeciéndolas y empujándolas hacia dentro o eliminándolas con un quita cutículas. Nuestro consejo es que si lo realizas en casa, optes por la primera opción; la segunda técnica, al ser más delicada, recomendamos que dejes realizarla a profesionales como los que encontrarás en nuestro salón The MadRoom y que te realizarán sin ningún riesgo.
  3. Ahora que tienes la forma elegida, libre de cutículas, aplica una capa de endurecedor de uñas con vitamina E.

Cómo realizar la manicura francesa

Los pasos vistos previamente son la preparación básica de tus uñas independientemente del tipo de manicura que vayas a realizarte. Ahora veremos cómo realizar la manicura francesa.

  1. Para empezar tu manicura, aplica una capa de esmalte base. Una vez aplicada podemos facilitar el secado con una lámpara UV durante 10 segundos. Una vez esté seca, aplicamos un esmalte color rosa o nude, lo más natural posible. Secamos y aplicamos una segunda capa con el mismo color para dotar de mayor resistencia al esmalte. Cuanto mayor sea el grosor de las capas, menor adherencia tendrán, por lo que recomendamos aplicar capas finas.
  2. Una vez esté seca la segunda capa de esmalte, aplica una línea de esmalte blanco en la punta de la uña. Esto es lo que caracteriza a la manicura francesa. Haz que la forma de la uña coincida con la línea que realizas. Existen plantillas con la forma ya definida, pero puedes usar tiras de celo.
  3. Para terminar tu manicura, aplica una capa de brillo de uñas. Con él conseguirás un resultado mucho más duradero. Con un bastoncillo de algodón humedecido en alcohol isopropílico, limpia los restos de esmalte que hayan salpicado la piel.

Y con estos 6 pasos ya tendríamos una manicura perfecta.

manicura francesa clasica, degradada, con dibujo

Ahora que tenemos claro cómo realizar esta manicura, puedes optar por nuevas tendencias en manicura, ya te gusten estilos sutiles como la manicura francesa degradada, o más atrevidos, como la manicura francesa con glitter. ¡Hay una infinidad de manicuras! Elige la que más te guste.

Tipos de manicura francesa

Existen multitud de ideas que han surgido a raíz de reinterpretar la clásica. Te damos algunas ideas:

Manicura Ruffian o invertida

La manicura Ruffian o la manicura francesa invertida  en lugar de crear la línea en la punta de la uña como la francesa clásica, dibuja las lúnulas de las uñas con un color y se aplica otro al resto de la uña. Un diseño atrevido y juvenil.

Doble manicura francesa

Otra variación es la doble manicura francesa, que es la recreación de la manicura francesa clásica, añadiendo una línea extra debajo de la línea de la punta, del mismo o diferente color.

De colores

Se trata de la manicura francesa más colorida, en la que nos alejamos del blanco y nude para combinar tantos colores como imaginación tengamos. Dependiendo de los colores que elijamos, nuestra manicura será más o menos atrevida: puedes combinar dos colores, colores mezclados e incluso cada uña de un color ¡para gustos los colores!

Con dibujos

Una opción más elaborada sería la manicura francesa con dibujos, la cual se basa en una manicura francesa clásica, decorándola con motivos florales o geométricos. Estos dibujos pueden estar en todas las uñas, o solo en una o dos.

Con glitter

Si eres muy fan del brillo, usa  en la línea de la manicura francesa para darle ese toque glamuroso y especial.

manicura con brillo

Manicura francesa difuminada

La manicura francesa difuminada es la opción que suaviza la clásica, haciendo de esta opción la más natural, elegante y que combina con prácticamente todos los looks. Es ideal para novias.

Manicura francesa degradada

La diferencia de la difuminada con la manicura francesa degradada es la utilización un tono intermedio entre la capa base y la capa que aplicamos en la punta para degradar el color de raíz a punta. Otra opción es la manicura francesa de base degradada, en la que la punta utilizaremos un color sólido, y degradaremos este color sobre el color base desde la media luna de la uña hacia la punta.

Pero no solo con diferentes tonos y dibujos podemos reinventar esta manicura, podemos aplicar elementos como cristales o joyas para decorar y completar una manicura al más puro estilo diva POP, sin necesidad de usar un largo extremo.

Estos son unos de los ejemplos que hemos seleccionado para daros una idea de hasta dónde una manicura clásica como es la francesa, puede derivar en multitud de variaciones según la imaginación o lo atrevidas que seamos. Ponte en manos de nuestros especialistas en manicura de The MadRoom Madrid y atrévete a lucir una manicura francesa de lo más original. Pide tu Cita !!

Clicka para valorar este artículo
[Total: 0 Media: 0]